Concurso de Pronósticos A GALOPAR – 11 de julio de 2019

4 07 2019
logo_17
1467192995_077042_1467193128_noticia_normal

CONCURSO A GALOPAR – TEMPORADA DE VERANO

MADRID – HIPÓDROMO DE LA ZARZUELA – jueves 11 de julio de 2019 (Nocturnas – Pista de fibra)

1ª Carrera:   FALKIRK (1) – DON SANCHO (2) – PANTHEUR (3) 

2ª Carrera:  QUICK ARTIST (1) – PIRATE (4) – TRUST IN YOU (5) 

3ª Carrera:  ZEE (1) – DREAM OF GLORY (3) – BENIJO’S BRAVE (2)

4ª Carrera:  SUPER JOHN (3) – JAROCHO (6) – ZEEBULLET (7)

5ª Carrera:  NOLI ME TANGERE (5) – FEE DU BIEN (4) – KARIBBEAN DREAM (2)  

  

Anuncios




Un paseo por el mundo – El Derby de Epsom 2019

7 06 2019

Antonio de Juan.

Fotos: Jesús Sánchez-Ramade

Un año más y fiel a su cita del primer sábado de junio, el Derby entra en la escena particular de los aficionados a las carreras de caballos de pura sangre inglés. Cuando a un turfista le dices “Derby” sabe que derby, derby solo hay uno, el de Epsom, que se viene celebrando desde 1780. Comentándolo con mi eterno compañero de fatigas, Jesús Sánchez-Ramade pensamos que ya que el sábado pasado casi 50.000 ingleses, principalmente de Liverpool y de Londres se vienen para Madrid para disfrutar de la final de la Champions League ¿por qué no hacemos nosotros lo contrario y nos vamos a Inglaterra a ver en directo el Derby? Y dicho y hecho. Con la misma ilusión con la que afrontamos la primera vez que asistimos “in situ” a la mítica carrera de Epsom, nos dispusimos a emprender una nueva aventura en busca del ganador de 2019 y, de paso, convertirnos en unos expertos en los diferentes medios de comunicación que en los tiempos modernos permiten el trasiego de personas de un lado a otro. Para ello contamos con la inestimable amabilidad que cada año nos obsequia Sarah-Jane Muirie y su fantástico equipo de prensa a la que desde aquí queremos agradecer toda sus atenciones durante el meeting y fuimos invitados una vez más en calidad de espontáneos corresponsales para contar a nuestros queridos aficionados españoles las bondades de un día de carreras en el histórico recinto de Epsom Downs, que aunque bastante remozado y modernizado en su interior conserva intacto el espíritu de una carrera que ya ha cumplido más de 200 años. Pasarán los años, nos haremos todos un poco más viejos y se nos caerá el pelo o nos saldrán canas, pero es llegar a Epsom y asistir al mismo espectáculo visual de todos los años. A lo largo de una extensísima pradera de unos cuantos acres, el Derby es una fiesta sin igual que celebran tanto los de “arriba” con sus chaqués y chisteras ellos y sus vestidos y elegantes o estrafalarios tocados ellas, con la copa de Moët Chandon en la mano como los de “abajo” con sus pintas de cerveza en la mano, su mantel de cuadros extendido en la pradera con toda clase de viandas, sus norias y atracciones de feria y sus sillas de campo cerca de Tattenham Corner para ver cómo desciende de la colina la gran “manada” de caballos en busca de la gloria del poste de meta. Que de todo esto se puede ver en un Derby Day.

Después de coger un coche para llegar al aeropuerto, un avión para llegar a Londres, tres trenes con sus correspondientes intercambios a lo largo y ancho de la campiña inglesa en el condado de Surrey, atravesar el muy coqueto pueblo de Epsom Downs con sus casitas de doble planta y jardín en la entrada , cruzar por en medio del hoyo 9 par 3 de un campo de golf adyacente y lidiar con un enorme aparcamiento lleno de coches, por fin llegamos al hipódromo y tras reponer fuerzas, empezamos a dar la correspondiente vuelta de rigor al recinto para ver las novedades con respecto a años anteriores (esto no estaba así, esto lo han cambiado, ahora es mucho más grande, esto es nuevo, etc..…) El día es caluroso para lo que allí se acostumbra y el ambiente desde primera hora de la mañana es único.

Un servidor (arriba) y Jesús SR (abajo) en Epsom.

Ya perfectamente ubicados en el paddock empezamos a ver todas aquellas caras que nos son conocidas por haberlas visto a través del ordenador o en el móvil y que se mueven a nuestro alrededor ya sea un Ryan Moore o un Frankie Dettori, ya un Sir Michael Stoute o un Aidan O’Brien y, por supuesto The Queen, quien una vez más no podía faltar a su cita anual. Vestida toda de azul, se la ve que por muy inmortal que nos pueda parecer, ya las fuerzas no son las de antaño y a lo largo de la jornada se va a limitar a descubrir la nueva estatuta de Lester Piggot cerca del paddock de ganadores y después subir a su tribuna real en la que solo hará su aparición para ver la carrera. El homenaje al nueve veces ganador del Derby es constante a lo largo y ancho del hipódromo y desde ahora lo será más que nunca gracias a esta estatua de bronce casi a tamaño natural que ha hecho William Newton cuando se cumplen 65 años desde la primera victoria de Lester a lomos de Never Say Die y que fue descubierta por la Reina antes del comienzo de la jornada.

El gran Lester Piggot, un mito de Epsom

Las carreras preliminares

Todo momento cumbre en el turf tiene sus preliminares y antes de que los 13 llamados para la gloria eterna desfilen hacia el poste de 1m4f tuvimos la ocasión de ver cuatro carreras, dos de ellas de Grupo 3 y el mítico Dash Handicap, una prueba de 1000 metros (5 furlongs) en línea recta y cuesta abajo en la que la llegada del pelotón a la línea de meta es lo más parecido a una estampida del Séptimo de Caballería. En el Princess Elizabeth St (Grupo 3 – yeguas 3 años y más – 1700 metros) la victoria cayó del lado de una recuperada ANNA NERIUM (Dubawi) que con una buena monta de Tom Marquand vino poner por fuera de acuerdo a los punteros. En el Diomed St (Grupo 3 – 3 años y más – 1700 metros) ZAAKI (Leroidesanimaux) se impuso gracias a una tremenda punta de velocidad final y a una enérgica monta de la casa de su jockey Ryan Moore. El pupilo de Sir Michael Stoute incluso se permitió el lujo de batir el récord de la pista aprovechando el terreno good to firm, dejándolo en 1’40”46. Por su parte, los tres primeros del Dash Hándicap fueron tres caballos que no contaban entre los favoritos, ORNATE (Bahamian Bounty), DARK SHOT (Acclamation) y BLUE DE VEGA (Lope de Vega), dejando el dividendo del trío en un 16.000 a 1.

El Derby 2019

Como viene siendo habitual en las últimas ediciones de la clásica inglesa por excelencia, la carrera se planteaba como una batalla entre el numeroso ejército de Coolmore contra el resto, ya que de los 13 participantes, nada menos que 7 de ellos estaban entrenados por Aidan O’Brien, el mago de Ballydoyle, pertenecientes a las múltiples combinaciones de los Magnier, Derrick Smith o Michael Tabor y demás parientes. Averiguar de entre todos ellos cuál podría ser el ganador se antojaba algo complicado, toda vez que cada uno había seguido una línea de preparación diferente y el propio O’Brien no es de los que en estos casos “se moja”. Si por la elección de la monta podríamos tener una pista, Ryan Moore, el jockey titular de la casa, se subió a lomos de SIR DRAGONET (Camelot), que venía de marcarse una extraordinaria performance en su segunda salida a la pista, venciendo y convenciendo en el Chester Vase (G-3). Esto le hizo auparse en el primer puesto de los pronósticos, seguido de cerca por el ganador del Dante St (G-2) de York, TELECASTER (New Approach) -por cierto, los dos únicos reenganchados en la prueba-. Outsiders claros parecían ANTHONY VAN DYCK (Galileo) ganador de la preparatoria de Lingfield y con el mejor valor conseguido a dos años de todos los participantes y BROOME (Australia) solvente vencedor de dos preparatorias en Irlanda mientras que los JAPAN (Galileo), NORWAY (Galileo), LINE OF DUTY (Galileo) o CIRCUS MAXIMUS (Galileo) no contaban con mucho apoyo por parte de la cátedra. El único que no había preparado la carrera específicamente en distancias superiores a los 2000 metros sino con su 4º puesto de las 2000 Guineas (G-1) y que no tenía nada en común con los demás salvo su origen irlandés era MADHMOON (Dawn Approach) pues ni es propiedad de los de Coolmore y en su origen “solo” aparece Galileo como bisabuelo.

Hemos de decir antes de nada que la carrera fue la más emocionante e igualada de los últimos años, lo cual, a la espera de lo que deparen futuras actuaciones de los implicados en la llegada no podemos decir si es algo bueno o algo malo. Pero lo que nadie pone en duda es que ANTHONY VAN DYCK fue el más “listo de la clase” y que gracias a la pericia de su jockey Seamus Heffernan fue el que mejor se buscó la vida en la interminable y sinuosa recta de Epsom y al encontrarse en el momento clave, a 400 metros de la meta, con un muro de hasta 4 caballos, se “coló” por el interior de los palos y demostrando a la vez la stamina que le otorga a todos sus hijos Galileo y esa punta de velocidad final que le da su origen materno, se fue a ganar por medio cuerpo. Para el segundo puesto, la lucha fue tal que era imposible saber quién había sido segundo, tercero, cuarto o quinto pues más que llegar “en un pañuelo” se puede decir que los cuatro potros llegaron “en unos pixeles”. Tras 10 minutos de espera, y resuelta la foto finish, segundo fue MADHMOON, a una nariz tercero JAPAN que venía por fuera, cuarto, BROOME, que quedó emparedado en el medio del grupo y quinto SIR DRAGONET, al que la inexperiencia y quizás porque Moore se vino un poco pronto con él, le privaron de glorias mayores. Los cuatro, en una distancia de corta cabeza. Tremendo.

Action Images via Reuters/Matthew Childs
Foto from twitter @laurawooton
Foto: Alan Crowhurst/Getty Images

Reflexiones finales

Con esta victoria, Aidan O’Brien consigue nada menos que su séptimo Derby, igualando los records de siglos pasados de Robert Robson, John  Porter y Fred Darling. Galileo se consagra como el “Derby King” pues a su propia victoria del 2001 une la de sus cuatro ilustres vástagos (New Approach, en 2008 Ruler of the World, en 2013, Australia en 2014 y el recién coronado ANTHONY VAN DYCK) y sin duda el semental más influyente en la cría del pura sangre en el siglo XXI. De los 13 del Derby de 2019, todos menos SIR DRAGONET tenían Galileo en su pedigree (al menos directamente porque su abuela materna All Too Beautiful es propia hermana del crack) ya como padre, abuelo o bisabuelo. Ahí es nada. Para el irlandés Heffernan a sus 46 años es su primer Derby y a fe que lo consiguió de las mejores maneras porque su monta fue muy inspirada.

O’Brien – Tabor – Heffernan, el trío ganador. Foto: Getty Images

Cansados pero felices de nuevo por la experiencia nos volvimos a España y al aterrizar en el aeropuerto de Madrid fuimos a la vez testigos de la alegría de los reds del Liverpool y de la tristeza de los azules y blancos del Tottenham. Tras enterarnos de la victoria del Liverpool en la Champions, por un momento, recordé aquella anécdota que contaba nuestro ilustre Fernando Savater con motivo del Derby de Pour Moi en 2011 que coincidió con la victoria del Barcelona contra el Manchester United y aquel aficionado del United que se encontraba en el tren y al preguntar que quien había ganado el Derby le dijeron que el jockey Barzalona… y se quisó morir. Pues si aquel 2011 fue el de Barzalona-Barcelona, a la postre, este 1 de junio de 2019 fue el día de los Van Dyck, uno, Anthony se impuso en el Derby, otro, el defensa central del Liverpool, el holandés Virgil Van Dijk (posible versión en neerlandés de Van Dyck), levantó la copa de la Champions. Curiosidades del destino.





22 05 2019

Anuario del Turf 2019

Desde hace unas semanas ya se encuentra a la venta el Anuario del Turf 2019 con toda la información sobre la temporada 2018. Se puede adquirir en el hipódromo los días de carreras.





Cierre de temporada con unos tremendos Tregua, Hipodamo y Gueraty

2 12 2018

 





Producto Nacional

23 11 2018





Noray, un espectáculo

16 11 2018





Leitza, la más rápida

28 10 2018