Bravo, Entre Copas.

27 02 2011

Manuel Griñán.

Entre Copas.

Si había un caballo que se merecía especialmente la victoria en la Mijas Cup, ése era Entre Copas. Ninguno se le aproximaba en valor ni, mucho menos, en méritos contraídos a partir de su palmarés. En la pelea de todos y cada uno de los grandes premios de fondo de nuestro calendario, Entre Copas es uno de esos caballos que se hacen querer por la afición. En otoño estuvo a punto de pasar a los anales de nuestro turf. De haber ganado el Gladiateur hubiera emulado la gesta de otro mito como Revirado. Entonces se quedó a las puertas de escribir la historia en letras doradas. Lo hizo como acostumbra. A pesar de la derrota, se entregó como el campeón que es y contribuyó a que la recta del Gladiateur 2010 vaya a recordarse durante muchos años. Y la cita con la historia no ha tardado en volver a presentársele a tan extraordinario ejemplar, con la diferencia de que, en esta ocasión, el alazán no ha dejado pasar la oportunidad. El historial de la Mijas Cup, plagado de nombres que poco o nada dicen a los aficionados españoles, adquiere lustre en 2011 gracias a Entre Copas.

El triunfo del de la cuadra África fue incontestable. Era el mejor y lo demostró en la pista con gran contundencia. Bien situado durante todo el recorrido, entró en la recta transmitiendo una total confianza a sus seguidores. Apenas fue exigido por Crocquevieille (qué nueva exhibición del francés en un gran premio), se despegó de Nelson Groom y dejó la carrera sentenciada. La recta de Mijas fue un paseo triunfal en loor de multitudes para el hijo de Shakhee. Un caballo tan querido bien se merecía el calor de los miles de aficionados que se congregaron en el Hipódromo de la Costa del Sol.

Nelson Groom, ganador de la pasada edición, había gustado mucho en su reaparición. El de Reza Pazooki ha respondido maravillosamente a las exigencias de una carrera tan complicada como ésta y fue el único ejemplar que pudo plantar cara al ganador. Al final pagó el esfuerzo y se vio superado por Bound by Honour (otra vez Von der Recke), pero se hizo con una meritoria tercera plaza que bien pudiera haber sido incluso más lucrativa de haber contado con un mes más de preparación. Esperemos poder verle este año en los grandes premios de hierba en los que se le echó en falta el año pasado debido a su lesión.

Nelson Groom ganando en La Zarzuela.

La sorpresa la puso Volapié, que se hizo con el cuarto puesto por delante de la honesta Rayen. Su colocación puede parecer sorprendente pero en una carrera tan especial como la Mijas Cup nos hemos acostumbrado a que todo es posible. Sólo así se puede explicar la actuación de Le Feu du Ciel, que jamás entró en carrera, o de Kuruchet, que parecía venir con pasmosa facilidad en la recta de enfrente para, segundos después, hundirse estrepitósamente en la curva. Son los gajes de la Mijas Cup: a veces desconcertante, ocasionalmente decepcionante, pero siempre apasionante.

El resto:

Lamentablemente lo más reseñable fue la caída de Rafael Huayas. A estas horas desconocemos la gravedad de sus heridas y esperamos que el parte médico sea favorable. Un episodio más que nos recuerda lo que se juegan los jinetes cada vez que saltan a la pista.

En la infausta carrera se impuso Goldside, un hermano de Dansico y Chicuelo que, hasta ahora, había mostrado la misma falta de voluntad que sus hermanos. Esta vez se benefició de las anteojeras, de una buena monta de Grosjean y, sobre todo, de tener en frente a un rival igualmente tacaño en el esfuerzo como Don Hernando Hab, que se limitó a acompañar al de Safsaf sin querer rebasarle en ningún momento. Vivanco tuvo problemas para seguir el paso e hizo lo justo para llevarse el tercer puesto.

Ambasador volvió a agradecer correr a mano derecha y consiguió un nuevo triunfo, aguantando con coraje los ataques de Sideside y Navarón.

Ambasador en San Sebastián.

Mala suerte para el abuelo, Banjo´s Spirit, que se vio superado casi en la meta por un Our Chairman al que le costó muchísimo aguantar el ritmo inicial de la carrera y que, si ganó, en gran parte se debió a la fe de su jinete.

Quien gustó mucho fue Valle, que ganó con comodidad, mostrando muy buenas maneras. El potro de Bering contribuyó al doblete de Mauri Delcher como preparador y Borja Fayos como jinete. Decepcionó Saltergate, que muy probablemente haya acusado su anterior carrera, y fue Magnum quien, casi sin querer, se vio segundo por delante de un Glenavon al que, entre los recorridos que ha tenido y los cambios de distancia, van a acabar por volver loco.

Valle el día de su debut en La Zarzuela.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: