¡Aspasionante!

10 04 2011

Manuel Griñán.

Presentarse en el Valderas tras seis meses de inactividad, con apenas una carrera de experiencia y ganarlo como lo hizo Aspasia de Mileto me evita tener que hacer comentario alguno sobre la yegua: es muy buena. La bisoñez no fue obstáculo para que la del Duque jugara con sus rivales sobre una distancia seguramente breve para sus mejores aptitudes. Pero no se puede poner freno a la calidad, y Aspasia tiene sobrados recursos para salir airosa aunque el envite sea de la altura de un Valderas. Extraordinaria. “‘¡Aspasionante!”.

Y eso que Pichuca revalidó valor en un nuevo órdago desde la salida. La de Mario Julio, como hiciera en el Atlántida, tomó el mando con decisión, si bien José Luis Borrego trató inteligentemente de medir las fuerzas de su potra, que en esta ocasión afrontaba doscientos metros más sin ventaja de peso. Durante el recorrido nunca llegó a tener la renta de la preparatoria, pero llegó muy fresca a la recta y trató de hacerse fuerte por los palos. Detrás de ella marchó siempre Aspasia de Mileto, consciente Crocquevieille de que su principal rival era Pichuca. La verdad es que impresionaba la comodidad con la que la potrilla del Duque aguantaba el ritmo en su segunda actuación, a pesar de tratarse de una clásica. El único momento en el que dudamos de su triunfo fue más debido a su inmadurez que a la falta de motor. Y es que Pichuca vendió cara la derrota. Al estimulo del látigo vimos las fortalezas y debilidades de Aspasia de Mileto. No es que fuera castigada con dureza, lo suficiente para que la hija de Hurricane Run supiera lo que se esperaba de ella y sentenciara la carrera, no sin antes obligar a su jinete a cambiar el látigo de mano varias veces para evitar que la yegua se cruzara. Una vez enderezada el triunfo se había consumado.

Y la mejor noticia es que estamos ante una yegua que, por origen, debería desenvolverse mejor en dos curvas, de manera que el Beamonte será su objetivo a buen seguro. Es muy pronto y la calidad del lote del Valderas está muy contrastada, así que el valor numérico marcado por Aspasia de Mileto aún no es siquiera acreedor de entrar en el top de la generación, pero las sensaciones transmitidas fueron inmejorables y a los aficionados nos ilusiona el proyecto de Triple Corona que se abre con esta potrilla. Su madre es hija de la prolífica Fabulous Hostess, es decir, bisnieta de Yeovil, una madre que ha dejado especial huella en nuestro turf a través de caballos como Yolanda, El Ceremonioso, El Trastamara, El Hechizado o, sobre todo, Young Tiger. Siendo, además, hija de Hurricane Run, Aspasia de Mileto acabará siendo una stayer.

Por lo demás, el resultado de la carrera nos permite hacer una valoración muy exacta de las participantes, ya que la línea del Atlántida se respetó a rajatabla, con Pichuca y Bucovina en el dinero y Azamor guardando las distancias en sexta posición. Por delante, una Belate cuya honradez es admirable y que intuimos ha subido de valor este año con respecto a su campaña precoz. Sabiamente llevada por Jesús López, que parece un veterano de mil batallas pese a su juventud, esquivó el Atlántida para imponerse cómodamente en una prueba intergeneracional. La hija de Dyhim Diamond ha llegado al Valderas en una forma impresionante y ha sabido aprovechar su punta de velocidad para hacerse con una segunda plaza que parecía reservada a Pichuca. El talento del joven preparador fue ratificado por Tafadhali, también hija de Dyhim Diamond, que quedó quinta a pesar de perder cuerpos en la salida y estar aún muy verde. Hasta tres productos metió el semental de Ulzama en la llegada de la poule, ya que cuarta entró Bucovina, que volvió a mejorar y se perfila como seria baza para Nacional y Beamonte. Ojo a esta yegüita de exiguo físico y delicada salud porque, si aguanta, tiene clase y distancia para consagrarse en alguna clásica. En el Valderas le faltó velocidad y potencia para seguir un recorrido tan exigente en un lote numeroso y sobre un metraje corto para ella. Si Aspasia desciende de una reputada familia de fondistas, qué decir de Bucovina, emparentada con Royal Gait.

De las demás, a vuelapluma, Beroa demostró que tiene clasecilla pero que es muy delicada, Peach Bloom y Ducaba están muy verdes, Queenside se ha quedado en promesa, Azamor estuvo en su sitio, igual que Carioka, Angelina Desio no se mostró en absoluto y Clunia… Ay, Clunia. La potrilla fue un quiero y no puedo, revelando que su condición no ha de ser óptima en estos momentos. Eso sí, no arrojó la toalla hasta mitad de recta, cuando Fayos constató que ya no había nada que hacer. Hasta entonces Clunia había dado todo lo que tenía, que es todo lo que se le podía pedir. Esperemos que recobre su talento.

Por cierto, el desfile de participantes fue un auténtico éxito. No sólo estuvo bien organizado (que ya era hora) sino que la medida de unificar las entradas y dar acceso al público a la tribuna sur contribuyó a que por fin la grada estuviera llena durante el paseillo, lo que otorgó mayor colorido y emoción a los prolegómenos de una gran carrera. Los muchos niños que se congregaron en la grada fueron  los principales responsables de la animación de la jornada, demostrando que el futuro de este deporte pasa por el fomento de medidas populares. Esta vez se han ganado el sobresaliente.

El resto de la jornada.

La jornada se abrió con una prueba de arena que empezó mal y acabó como el rosario de la aurora. Empezó mal porque ya me dirán ustedes qué es eso de programar una carrera con salida en plena curva. Menos mal que sólo eran siete. Y mal acabaron algunos de los participantes, que a duras penas conservaban fuerzas para llegar a cruzar el poste de meta. Ganó Orlov, especialista en la pista y consumado fondista, por cierto emparentado también con Bucovina, Akelarre, Cullinan, Royal Gait… Los demás… Bueno, los demás llegaron, que ya es algo. Ojo que no culpo a la pista de arena. La pista es como es. Lo que no resulta lógico es afrontar los recorridos como si se corriera sobre hierba. Y conste que no sólo les ocurre a los jinetes amateur. Ahora bien, igual que he reconocido el acierto del desfile, no sé si las carreras en arena son lo mejor para crear afición. Dejémoslas para las noches.

Don Fernando Hab ratificó su buen debut y ganó con mucho estilo la prueba de nacionales, superando sin agobios el ataque de Diamant du Soleil. El recorrido trazado por Jarcovsky es difícilmente mejorable. Toda la carrera recogidito, en posiciones de vanguardia y sin problemas de tráfico, el “soso” sacó al caballo a los medios al inicio de la recta y el hijo de Intikhab respondió con clase a sus requerimientos. Chirivito también confirmó su debut con un buen tercer puesto, por delante de Valle de Roncal, que tuvo mejor recorrido que en el debut.

La victoria de Persicus fue toda una sorpresa, toda vez que el de Paco Rodríguez estaba corriendo como un sapo y ni siquiera el terreno pesado, tan de su agrado, había conseguido motivarle. Lo hicieron esta vez las manos de José Luis Borrego. Sí, las manos, porque el “nene” no necesitó sacar el látigo en toda la carrera. Eso sí, le echó brazos al asunto y no dejó de empujar desde la entrada de la curva. Una de dos, o Borrego ha obrado el milagro con sus manos de seda o nos han tomado el pelo una vez más. Yo, por si acaso, seguiré a Persicus en su próxima carrera.

Galáctico. El valor de Turrialba aumenta progresivamente y debe ya estar en guarismos de gran premio. Con un espléndido Grosjean, que ha entendido perfectamente que a este caballo hay que montarlo al estilo Fayos, sin dejar que se duerma, el poderoso hijo de Trade Fair remató por los palos para desbancar a todos aquellos que afrontaron con demasiada alegría la primera parte del recorrido. Un diez para Óscar Anaya. Si Turrialba sube como la espuma, lo mismo podríamos decir de Kayseri, que esta vez ni siquiera contó con el barro como aliado. Janacek es un grandísimo jinete, pero con El Fénix no acaba de entenderse. A la tercera irá la vencida.

Y la mañana se cerró con la alegría de ver a otro campeón en vías de recuperación. Si el pasado domingo Mauri Delcher recuperó a Domeside, en esta ocasión ha sido el rubio Aranel quien se reencontró con el triunfo. No era una carrera fuerte pero había buenos caballitos que nada pudieron hacer frente al vencedor del Gobierno Vasco 2009. Preciados y Makaamen escoltaron al ganador.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: