Volcánico, el Capitán Araña y la metáfora de los sombreros.

19 06 2011

Manuel Griñán.

Imágenes: Manuel y Tato Griñán.

Decían que el Capitán Araña a todos embarca y a todos engaña, en alusión a un personaje del siglo XVIII que se dedicaba a reclutar tropas para las indias occidentales sin que él abandonara jamás la península. Con este nombre se conoce hoy día a quienes convencen a los demás para emprender proyectos en los que luego ellos no participan. Y este calificativo se podría aplicar perfectamente a los gestores de nuestro hipódromo, que nos han bombardeado durante las últimas semanas con publicidad sobre el Festival del Sombrero para, a la hora de la verdad, descubrir que ninguno de los más notables empleados de La Zarzuela se haya dignado a cubrir la capota con un chambergo. Sólo Nieves Castro cumplió, los demás no mostraron crédito alguno a la iniciativa que promovieron. Si ellos mismos no secundan sus medidas, por frívolas que estas parezcan, ya me dirán ustedes. Sustituyan sombreros por caballos y tendremos una significativa metáfora sobre la gestión del hipódromo. Vamos, que nos despidamos de que la Asociación Española de Sombrereros vaya a patrocinar de nuevo algún otro evento. Manda huevos.

Los tres años arrasan:

Ya ha quedado suficientemente claro que los tres años habían sido infravalorados por los handicappers (en la segunda parte volvieron a hacer gemela, para variar). Faltaba el contraste de los mejores ejemplares de la generación clásica. Hace un par de semanas El Incendio y Golfo Pérsico habían mojado la oreja a los viejos en el sprint, y si quedaron algunas dudas sobre la actuación entonces de Newby y Flying Flute, este último corroboró valor el jueves, ganando nuevamente en la arena. Pero la hegemonía en el mundo del turf se dilucida en la milla y en la milla y media, y sobre esos metrajes aún nos faltaba el contraste. Volcánico coloca la primera pesa en la balanza de los tres años.

Con autoridad:

Y eso que el de Los Toneles no estaba corriendo bien, entre otras cosas por su poca fijeza en la recta final, que empezaba a amenazar el liderazgo de este caballo, para desesperación de sus responsables. Sin embargo, hoy ha estado muy serio y no ha tenido oposición. Desde que Montenegro lanzó a Volcánico y éste superó con facilidad a Shumookh, la carrera tenía ya dueño. Esta vez no cambió de línea y mantuvo el ataque sostenido, como ya hiciera en su magnífico Gran Criterium, con la diferencia de que esta vez tenía enfrente a rivales de más calidad. Su manera de vencer ha sido absolutamente convincente y estamos ante un caballo que ha demostrado galopar muy a gusto en Lasarte, por lo que el Gobierno Vasco debería ser su siguiente objetivo.

Quizás la mayor sorpresa positiva de la carrera fue el segundo puesto de Ariete Arrollador, pues, pese a su victoria en la Poule, hasta hoy había sido sistemáticamente batido, y bien batido, en este tipo de envites de máximo nivel. Confieso que pensé que el caballo era un puntito inferior a los primeras espadas y por eso me sorprendían las decepciones y justificaciones de sus propietarios y responsables (con los que me une una gran amistad) a seguidas de cada uno de sus enfrentamientos con la élite. Pues hoy se ha demostrado que esas altas expectativas tenían fundamento, y Ariete ha doblegado al magnífico plantel de viejos que se dieron cita en el Carudel. Se encontró con Volcánico, pero vuelve al box con un fantástico segundo puesto y, lo que es más importante, con la confianza de que tiene nivel para ganar este tipo de carreras.

Tercero y cuarto estuvieron los dos ejemplares que formaron gemela el año pasado y que gozaban del favoritismo de la cátedra antes de la carrera. No lo hicieron mal, aunque Silverside vale mucho más de lo que demostró esta mañana. El de Safsaf ha tenido un invierno muy duro y no sé muy bien si acusó el cansancio o el reposo tras esas batallas, pues lo cierto es que inició la recta con los aires de campeón que le han caracterizado siempre que ha corrido en nuestro país, pero adoleció de falta de pegada. Se cansó pronto y sucumbió, no sólo ante los dos primeros, que fueron los que mejor acabaron, sino también ante Shumookh, que aguantó con el coraje que le caracteriza. Lo del veterano hijo de Midway Lady es digno de que le hagan un monumento como el de Yeats en Royal Ascot. Qué caballo. No tiene miedo de nadie. Toma la punta con la alegría de un potrillo y sus rivales ya ni se molestan en poner pacemakers, pues no hay bicho que pueda seguir al de Los Aspirantes. Y cuando parece que el pelotón lo va a engullir es capaz de acelerar de nuevo y pelear hasta la meta. Esta vez tocó bronce. Creo que aún le queda otra de oro.

El resto se comportó de acuerdo al papel que tenían, a excepción de Bottega, que marchó incómodo y, aunque amagó al inicio de la recta, pronto se vio que no tenía mucho dentro. Aún se sigue esperando mucho de este ejemplar, pero parece uno de esos caballos que necesitan que confluyan Marte y la Luna para ofrecer su mejor versión, y una pista más blanda.

El resto de la jornada:

Vladimir demostró bastante progreso respecto a su debut y dominó con claridad la prueba de dos años. Por detrás, Arsalan resolvió a su favor la pugna con la favorita Coeur de Vies. El de Pazooki va a dar que hablar según aumente la distancia.

Risby aprovechó los tres kilos que recibía de Mil Azul para batirle con cierto desahogo y una velocidad final que no le habíamos visto hasta ahora. Y eso que el de Viguria tuvo que regatear bastante en la recta para encontrar sitio. Gustó mucho la Cortiñal Carioka.

Nueva gemela de tres años en la segunda parte. Y eso que solo corrían tres. Así pues la carrera de Neska debe haber supuesto para sus responsables una decepción mayúscula. Todo lo contrario que la de Iruña. La hermana de Carlota sigue su escalada y volvió a ganar con mucho dentro. La cotización de estas dos yeguas era irrisoria tratándose de un hándicap pero yo ya me rindo. Que hagan lo que quieran. Entretanto sigan apostando a los potros. Black Moon vino de finales a por el segundo puesto.

Siempre se tuvo un alto concepto de Baronía y últimamente está justificando esas expectativas. La yegua se merecía el triunfo, después de haber perdido por un bigote ante Kayseri en su reaparición, hacía ya tres meses. Pero siendo del patio de Salas no debe extrañar que se prodigue poco, así que saltó del grupo plena de fuerza para cazar a Cañadío, que había dado su habitual tirón a la entrada de la recta y aguantó una meritoria segunda plaza.

El Fénix llevaba amagando toda la primavera y ha sido casi al final cuando por fin ha encontrado el triunfo. Fayos lo lanzó con fuerza al inicio de la recta y mantuvo las distancias con la favorita, Relámpago, que a duras penas aguantó el segundo puesto ante el remate de Medici Palace.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: