El año de Entre Copas.

13 11 2011

Manuel Griñán.

Me van a permitir que me ahorre la crónica de esta semana. Sobre Entre Copas ya está todo dicho. Lo único que puedo añadir es un nuevo agradecimiento a este fabuloso caballo que lleva años entregándonos lo mejor de sí y que en 2011 no ha podido brillar a mayor altura. Sabido era que entre los fondistas no tiene rival, y fe de ello son sus triunfos en Corpa, Gran Premio de San Sebastián y Gladiateur. Pero es que este año ha dominado incluso en las pruebas principales del calendario, con sonadas victorias en la Mijas Cup y el Gran Premio de Madrid. Seis triunfos sobre siete salidas, y eso que en el Memorial ni creo que el caballo estuviera a tope ni que su jinete acertara con el recorrido. Méritos más que sobrados para designarle sin discusión posible el título de caballo del año. En 2012 seguirá corriendo y, por tanto, haciéndonos sentir afortunados por poder verle en nuestra pista. Eso si sus responsables no deciden sacarle fuera, porque Entre Copas ha demostrado que en fondo puro podría estar entre los mejores caballos del mundo. Desde luego, a quienes le hemos admirado durante todo este tiempo nos encantaría contrastarle en toda una Ascot Gold Cup o en un Cadran, pues un éxito en una carrera de este tipo sería un merecido reconocimiento internacional a quien en España ya es una leyenda. Leyenda porque iguala los tres triunfos del gran Revirado, al que además aventaja en un segundo puesto, y obtiene un doblete Gran Premio de Madrid-Gladiateur que nos devuelve a épocas pasadas, emulando las gestas de caballos míticos como Casualidad, Nertal, Terre de France, Ivanhoe o Bouquet (también lo lograron, pero no en el mismo año, Samarella, Gomá o Gitanillo y, más remotamente, ejemplares como Atlántida se impusieron en lo que entonces se denominaba Gran Premio de Otoño, que se disputaba sobre 3.000 metros). Y es que Entre Copas es ya un mito de nuestras carreras.

La carrera en sí tuvo dos partes, una por vuelta. La primera fue un trotecillo faldero en el que los jinetes parecían más preocupados en retener a sus caballos que en dejar rienda suelta a sus instintos galopadores. En cierto punto es comprensible, dado que si dejaban dictar sentencia a la distancia nada tendrían que hacer ante Entre Copas. No fue hasta el segundo paso por meta cuando Hamel se decidió a lanzar a Pazifiksturm, y ni siquiera sé si eso obedeció a una estrategia premeditada o es que el jinete del de Martul se vio abocado a ello al desplazársele la silla hacia delante, probablemente debido al indisimulado ejercicio previo de contención. Sea como fuere, excepción hecha de Duke, que asumía labores de pacemaker, tampoco el tirón de Pazifiksturm hizo inmutarse demasiado al resto de jinetes, que con buen criterio prefirieron aplicar un empuje uniformemente acelerado en espera de la recta final. Y ahí, hundidos Pazifiksturm y Duke, la cosa quedó en un mano a mano, ya que Karluv Most venía agotado e incluso fue entorpecido en el avance por su compañero. Entre Copas atacó primero y, a pesar de que Domeside se entregó con muchas ganas, el alazán pareció controlar la situación en todo momento. La victoria quedó asegurada en el momento en que el de Safsaf, víctima del agotamiento, se venció hacia fuera buscando apoyo en el esfuerzo. Los metros finales del ganador fueron, como siempre, puro espectáculo.

El resto de la reunión:

La jornada comenzó con batacazos tremendos en apuestas, ya que Baronía y Azamor no pudieron enjugar los metros regalados a Ramallah, sobre la que Álvaro Gómez engañó a jinetes más veteranos imponiendo un tren falso en punta, similar a lo que intentara hace una semana José Luis Martínez con Lionel Star en el Villamejor. La jugada le salió maestra y la mayoría de los aficionados se quedaron ojiplátidos al ver cómo los esfuerzos de las favoritas eran baldíos ante el empuje de la de Odisea. Estrategias al margen, la cosa es como para una advertencia por parte de los comisarios.

Y si la primera carrera vino con sorpresa, la segunda no lo fue menos. Cascabel, enésima hija de Channel, dispuso como quiso del lote de debutantes, con un Matías Borrego que no debía estar creyéndose la superioridad en el galope con que marchaba la de Pincal a mitad de recta. Únicamente Iune le disputó el triunfo, mostrando buenas maneras. De haber ganado la de Madroños, se hubiera producido un doblete de Jacira como reproductora, al ganar Royal Imari en la primera parte del hándicap. Tercera entró Gala y cuarto Orinway, que parecía fuera de carrera en la curva.

Por si esto hubiera sido poco, Guerendiaín, la favorita con más puntos en el concurso de medios, naufragó estrepitosamente en la carrera de amateurs. La hija de Dyhim Diamond no corrió en su valor, pero es que este tipo de pruebas dependen muchísimo del día que tengan los jinetes. Y es que nuevamente, como ya suele ser habitual, el sentido del paso de algunos es bastante deficiente, por decirlo educadamente, y allá se fueron Sky Blue, Alirón y Sideside en pos del Vellocino de Oro, como si llevaran a un ejército de Harpías tras sus pies. Lo malo es que Nacho Escario se fue a la zaga y en la recta se quedó sin yegua. Nada hubiera hecho porque el recorrido de Alirón fue aún peor y se metió en el dinero. Quienes se mostraron la mar de agradecidas con este planteamiento fueron las dos amazonas más en forma de nuestro país, Silvia Zapico y Diana López, que trajeron por el exterior a Jakemate y a Draco para hacer gemela. El primero se impuso con total facilidad, algo que podría ser lógico aplicando el valor alcanzado por el hijo de Shiva, que llegó a ganar una Copa de Criadores y estuvo en la llegada de una muy buena Poule. Draco superó en el poste a Amorebieta, que de haber esperado un poquito más para presentar el ataque probablemente habría asegurado el segundo puesto. Alirón ganará en cuanto tenga un recorrido normal.

Pero afortunadamente están los hándicaps para retomar la normalidad en los pronósticos. Ya suena extraño que los favoritos de cada una de las dos mangas del desdoblado sumaran 143 puntos en el cuadro de prensa y radio, en el caso de Royal Imari con más puntos que Entre Copas (en un hándicap de doce frente a una de cinco a pesos fijos que el de África había ganado ya dos veces antes), pero es que además su galope en la pista no dejó lugar a dudas. Es la línea que se está siguiendo. No sé de quién será la idea de comprimir escalas y no subir mucho a los caballos pero sí sé que en un hipódromo en el que la mayoría de las carreras abiertas se disputan sobre la modalidad de hándicap, esta práctica contribuye no poco al ejercicio de la picaresca. O no recordamos que Entre Copas empezó ganando segundas partes. Con el sistema actual habría podido ganar lo menos ocho seguidos. Así se fomenta que algunos caballos corran con la única intención de calificarse en el hándicap y que otros lo hagan fuera de distancia para mejorar su situación. El comentario de Ota Griñán en la crónica del domingo pasado, como siempre antes de la disputa de estos hándicaps, es más que revelador.

Royal Imari se dio un soberano paseo que seguramente no le cueste más de cuatro o cinco kilos en la escala. Pero la manera de controlar la carrera por parte de Ortiz de Urbina, que casi a mitad de recta aún no había empezado a exigir a su caballo, evidencia una superioridad total del de Juan Luis Maroto. Por detrás, el veterano Indian Blue aguantó el ataque quizás tardío de Indian Lou, dejando al resto del lote bastante desperdigado.

La segunda parte del hándicap dividido nos deparo la llagada más emocionante de la jornada, con el triunfo inextremis de Black Moon. La potra de Di Benisichi, con unos metros finales muy buenos, aprovecho que Popurri no fijó su remate para meter la cabeza en el último tranco y quitarle la victoria al hijo de Refuse to Bend. Por detras Carmenchu se hacia con la tercera posición por delante de Gamberro, que volvio a racanear esfuerzos en los metros finales.

Se cerró la jornada, y esta cortísima temporada de otoño, con el Premio Veil Picard, la carrera más larga de cuantas se disputan en nuestro país para la generación de dos años. Vencio Arsalan, que en una bonita y reñida recta final superaba a Gran Chipi por un cuerpo de ventaja. Por detras del de la cuadra Popular, Giggolo Star, Infinity One y Fortun luchaban por el bronce ferozmente. Y ojo, que la de Bárbara Valentí se quedo unos metros en la salida.

Las carreras volveran a La Zarzuela el 11 de marzo de 2012.

Anuncios

Acciones

Information

One response

14 11 2011
Octaviano Griñán Martínez

He decidido que antes de que me canse yo de señalar las incoherencias de los handicappers se va a cansar Messi de meter balones entre los tres palitos, así que hoy voy a seguir con el tema, en el que el domingo se llegó ya a límites subrealistas.

Se disputó un desdoblado. En la primera parte se impuso un caballo al que pronosticaban como ganador 26 de los 28 medios de comunicación (los dos que no lo daban de ganador lo daban de segundo).

En la segunda parte ganó una yegua pronosticada por 17 medios de comunicación, mas tres que lo hacían como segunda.

Decía la pasada semana que los cazadores de buenos dividendos han abandonado los handicaps para dedicarse a las carreras de pesos fijos porque el acierto en los handicaps está resultando ya, en general, demasiado facil.

Miren ustedes. El pasado domingo el dividendo promedio de los ganadores de handicaps fue de 3,40 euros; el de las pruebas de pesos fijos fue de 19,62 euros.
La gemela de los handicaps, con 11 y 15 participantes, fue de 13,30 euros, mientras que el de las carreras de peso fijo fue de 59,78 euros.

¿Por qué?. Pues es muy sencillo y lo vengo diciendo desde que observé el primer caso que fue con el caballo Esquío, allá por el mes de Marzo (menudas broncas me gané).

ROYAL IMARI venía de ser segundo en un handicap, a UNA CABEZA del ganador y superando por DOS CUERPOS Y MEDIO al tercer clasificado. ¿Sabes ustedes cuánto le había supuesto ese segundo puesto al caballo de la Cuadra Toledana?. ¡¡UN KILO!!. Handicap regalado de antemano.

BLACK MOON, en la segunda parte, fue pronosticada como ganadora por 17 medios de comunicación (más tres segundos). Venía de ser segúnda en un handicap a MEDIO CUERPO del ganador y UN CUERPO Y MEDIO por delante del tercero. En vista de ello los Handicappers la castigaron con la enorme subida de ¡¡UN KILO!!. Otro regalo.

Yo, sinceramente, no sé lo que está sucediendo. En 60 años de afición nunca había visto semejante desatino.

Los handicappers, y esto es lo peor, están logrando que haya un “grupo” de caballos, unos 50-80, que se van a repartir casi todos los handicaps, tanto los primeros premios, como la mayoría de las colocaciones. Los demás lo mejor que pueden hacer si esto sigue así es retirarse ya que en las de pesos fijos no tienen nada que hacer y en los handicaps…nada les dejan hacer.

Termino con mi pregunta habitual, ¿vamos a seguir así mucho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: