Rubens y Volapié, orgullo nacional.

24 12 2011

Manuel Griñán. Fotos Antonio Espinar.

Si la calidad del Gran Premio de Nacionales de Dos Hermanas ha sido cuestionada en más de una ocasión, Rubens y Volapié, ganadores de las ediciones de 2009 y 2011 respectivamente, han demostrado que para imponerse en esta prueba, hay que ser muy bueno.

Especial mención  merece el hijo de Sodoma, al que ni los años ni las lesiones ni los cambios de preparación (ha pasado ya por cuatro manos) han mermado su voluntad inquebrantable y su hambre de triunfos. Esta vez en un hándicap, Rubens se anotó su octava victoria en tan sólo dieciséis actuaciones (muy pocas para un caballo que va a cumplir ya siete años). Los problemas físicos han marcado la vida de este animal, que siempre que ha alcanzado la plétora de forma ilusionando a sus responsables para afrontar grandes premios, ha visto cómo el infortunio le golpeaba en forma de lesiones. Así le ha ocurrido sin excepción en todas y cada una de las cuatro temporadas que, si exceptuamos su fugaz campaña precoz, ha estado en competición. Que este caballo siga en competición es casi milagroso y debemos de conformarnos con disfrutar de su galope mientras aguante. Hoy se ha dado un soberano paseo ante caballos de cierto nivel, lo que podría ser aval suficiente para el asalto al gran premio de la milla. Pero tratándose de Rubens, nos conformaremos con haberle visto nuevamente cruzar la puerta de ganadores. Lo hizo con su estilo habitual, quizá no tan brillante como cuando destrozó a sus rivales hace dos años en el Gran Premio de Nacionales, pero desde luego de forma incontestable. Ariza, que había marchado siempre en posiciones de vanguardia y tomó el mando al entrar a la recta, apenas pudo contener el empuje del de Cortiñal y bastante tuvo con aguantar agónicamente la segunda plaza ante el remate de El Africano, al que desplazó hacia fuera en su cambio de línea víctima del esfuerzo.

En cuanto a Volapié, se trata de un caballo que tiene la desgracia de que su mejor distancia está entre los 1.800 y los 2.000 metros, metrajes inusuales en los grandes premios de nuestro calendario, pero su versatilidad y, sobre todo, su maravillosa punta de velocidad, le convierten como a Rubens en un ganador nato. Sobre quince salidas suma ya seis triunfos y este invierno está decidido a pagar la pensión de todo su patio. En una carrera complicada de leer, pues Jimmy Falabella y Lisselan Grace tomaron mucha distancia a pesar de que no parecía que el ritmo fuese demasiado selectivo, Volapié fue el primero en lanzarse a por ellos y cuando en la recta presentó su candidatura por el centro de la pista junto al favorito Karluv Most, parecía que tendría que conformarse con el segundo puesto. Pero esa aceleración de la que hablábamos le dio a la postre la victoria, pues le sirvió para tomar unos metros sobre el de Maroto, que siendo mejor caballo está acostumbrado al remate sostenido, sin ese cambio de ritmo que le costó unos metros irrecuperables en una pista como la de Dos Hermanas. Volapié aguantó y lo hizo a pesar de dispensar tres kilos a un caballo que según las escalas oficiales debería darle plomo. El objetivo del de Mario Julio está cumplido pero aún queda la guinda. El sueño continúa.

El triunfo de Volapié supuso el doblete del preparador argentino Pérez, y del jockey peruano Rafael Henry Huayas, que anteriormente había llevado al triunfo a Extrañeza en la prueba de potrancas, otra Caradak que pasa por ganadores. La victoria de la potra de Stud Río Quequen fue muy cómoda en una prueba de no mucho nivel, por detra Azafata se vio superada in extremis por Pompon Coeur, para el segundo puesto. Nos gusto la debutante Gamela.

La estadística de propietarios, salvo reenganches de última hora, estaba ya sentenciada, pero Safsaf no dejó pasar la ocasión de conseguirla definitivamente y al segundo puesto de Pompon Coeur sumó el previsible triunfo de Secretside. Previsible porque era el mejor del lote y porque su jinete, Marcos Carmena, es probablemente el mejor amateur con el que contamos. Ajeno a las habituales “escapadas” de este tipo de carreras, Marcos tapó a su caballo, trazó una curva perfecta y lo puso en la recta con todo a su favor para ganar por lo que quiso. Tashqeel agradaba en su presentación española y Banbú sumaba una colocación corriendo nuevamente a contraestilo, resistiendo el empuje del poco voluntarioso Eagle Canyon.

Por último, la tercera carrera se saldó con la victoria de Luthjet. El de Las Águilas, que ya apunto en su última actuación que estaba cerca de la victoria, partia como principal favorito y con Raul Ramos, superaba en los últimos metros y con cierta comodidad al puntero Sandoval, que apunto estuvo de lograr otra victoria. Tercero, consiguiendo una nueva colocación entro El Lolo, por delante de Munro´s Dragon.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: