Mil Azul – Rubens, gemela de nacionales en el Gran Premio de Andalucía.

5 02 2012

Manuel Griñán. Fotos de Antonio Espinar.

Segundo en el Antonio Blasco, Mil Azul era probablemente el caballo que más valor había mostrado en nuestras pistas. Un par de meses de inactividad y el resurgir en Dos Hermanas de Brave Prospector, decantaron el favoritismo de la carrera hacia el pupilo de Teo Callejo. Un paso no demasiado exigente marcado por Tashqeel comprimió el lote y obligó a Crocquevieille a cambiar el estilo de galope del favorito. Al entrar en la recta, Brave Prospector no tenía nada dentro y su jinete tampoco hizo demasiado por sacárselo, de manera que Tashqeel se vio con opciones de triunfo hasta que por fuera irrumpieron Rubens y Mil Azul. El galope de ambos presagiaba una clara gemela nacional, siendo el de Covarrubias quien más velocidad terminal aplicó en la recta, logrando un meritorio triunfo que prolonga su escalada de valores. Segunda victoria en esta prueba tras la conseguida hace unos años por King of Cry. El potro de Salas ha madurado mucho, se ha hecho más caballo y probablemente le veamos este año pelear con más crédito en los grandes premios. Del segundo poco hay que decir. Rubens sigue en la brecha demostrando el gran caballo que es y elevando ya sus ganancias por encima de los cien mil euros, que en apenas dieciocho carreras no está nada mal. Tashqeel aguantó la tercera plaza con holgura y  demuestra ser un proyecto interesante, aunque por su forma de correr le va a costar ganar. Aún es maiden a los cuatro años, algo que, contrastada su calidad, resulta extraño. Baronía reapareció muy bien y cerró el cuarto puesto con un remate de calidad que le valió para superar en la meta a un Bottega nuevamente gris, al que las anteojeras no le hicieron mejorar. Con Brave Prospector no se insistió al ver que en la recta no respondia como en sus anteriores compromisos.

La jornada se abrió con la confirmación de la gemela más clara de la temporada. Pompon Coeur y Veleza, ya ganadoras en un lote de pocos vuelos, se despegaron de sus rivales en la recta con suma facilidad, siendo la de Safsaf la que hizo valer su mayor valor y adaptación a la distancia. Tercera y cuarta, muy lejos, entraron dos nietas de Sinndar: Santillana (por línea masculina) y Sindarita (por línea femenina). Nuevo triunfo para el líder de la estadística, Julien Grosjean, que este año parece que quiere ponérselo difícil a su compatriota Crocquevieille.

Precisamente fué Crocquevieille el que vio cómo se le escapaba el triunfo por la mínima en el sprint de 1.000 metros a lomos de Sergei, que por los palos no llegó a tiempo de superar a un mejorado Bombadil, con el que Álvaro Gómez aprovechó el descargo a las mil maravillas. Dunedain, que parecía ganador a falta de apenas cincuenta metros, se tuvo que conformar con el bronce. Rayo Negro no parece el mismo caballo que conocíamos en Madrid, pero le seguiremos esperando, puede que solo sea que no le gusta Dos Hermanas.

Persicus protagonizó la curva de la temporada. El de José Carlos había marchado en posiciones de retaguardia durante toda la carrera y no se le veía especialmente cómodo hasta que, llegado el inicio de la curva, Carlos Fernández empezó a pedirle, poco a poco y a pesar de regalar metros por el exterior, fue avanzando posiciones y entró en la recta en cabeza con total suficiencia. Sin castigo alguno (recordemos que al hijo de Fantastic Light no le gusta nada el látigo), se hizo fuerte por el centro de la pista y logró un desahogado triunfo sobre Eco Jar, que precedió a Zarievich Núñez y Strange Cat.

Y hemos dejado para el final el hándicap referenciado para pencos (¡valor 96!). La carrera fue indescriptible, no ya sólo por la falta de calidad del lote, sino, sobre todo, por la manera en que se disputó. North East Corner volvió a salir como si llevara una guindilla en el culo y rompió la carrera de tal forma que muy pocos llegaron a la recta con dignidad. Entre ellos el muy en forma Green Night y también Yes We Could, que a la postre se llevó el gato al agua muy favorecido por el alto ritmo de la carrera. Gamberro, para una vez que se afianzo en los palos y no hizo locuras, llegó tarde a la fiesta.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: