Alonso también.

13 05 2012

Manuel Griñán.

El veni, vini, vinci con el que titulábamos la crónica del viernes a resultas del triunfo de Totxo en el San Isidro, bien puede aplicarse al Nacional, una vez que Alonso, defensor en Francia de los colores crudos de la cuadra Kif-Kif, se impusiera a los productos estabulados en nuestro país en una disputada llegada en la que el pupilo de Durepaire fue capaz de mantener el pequeño margen con el que entró en la recta, privando así a New Vert, madre de Phuket, del hito histórico que hubiera supuesto alumbrar a tres ganadores de esta prueba.

Alonso no pudo disfrutar de un mejor recorrido. Gustei, cuya presencia en el Nacional resultaba incomprensible, se encargó de marcar un paso selectivo que estiró el pelotón y a la postre tendría cierta incidencia en el desenlace de la carrera. Mientras Grosjean situaba al alazán a la estela del conductor, los otros favoritos prefirieron tomarse su primer contacto con las dos curvas con algo más de prudencia. Así, Matusalén y Nuredyn cerraban el grupo al primer paso por meta a no menos de ocho cuerpos de la cabeza. A mi juicio esta ventaja concedida en los primeros compases, que nada le costó adquirir a Alonso, fue un regalo que le permitió tomarse un precioso respiro en la curva. Mientras el pupilo de Durepaire recuperaba aliento para el esfuerzo definitivo, todos sus rivales se apresuraban a enjugar el terreno perdido. Al abordar la recta, Urbina sacó a Nuredyn al exterior para lanzar su formidable ataque. Llegó a emparejarse con Alonso y perecía que iba a consumar el doblete, pero el alazán le aguantó con bravura y en los últimos metros notó el esfuerzo de su primera experiencia en el metraje, cambió de mano y perdió la acción. Ahí se acabaron sus posibilidades de victoria. Giggolo Star también amagó por dentro, pero el de Kif-Kif repelió su ataque como había hecho con Nuredyn. Y en éstas surgió Phuket, que lo intentó primero por la izquierda del conductor y, al taparle éste el hueco, salió a los medios para presentar un último y desesperado ataque, ya tardío. Alonso resistió a todos y se apuntó un merecido triunfo en esta clásica que ya había estado a punto de lograr su compañero de cuadra, Atlántico, hace cuatro años.

El ganador es un hijo de Green Tune y Lady Cree, hermano del más que útil Lionel Star, que fue presentado de yearling en las ventas de Milagro. Su línea femenina, sin grandes nombres, ha funcionado más que bien, con ejemplares más que útiles. Su valor en Francia está ligeramente por encima de 40, que no está mal teniendo en cuenta que apenas había disputado tres carreras hasta su presentación en nuestras pistas. Ahora es cuando Alonso tendrá que demostrar si sigue hacia arriba y es capaz de convertirse en caballo de derby. De momento ya es ganador del Nacional, que no es poco.

Últimos metros del Nacional:

El resto de la jornada.

Ranyan gustó muchísimo al imponerse sin demasiado esfuerzo con 60 kilos en el lomo a un buen lote de tres años. El pupilo de Callejo habría sido candidato al Villapadierna de no haber sido castrado, motivo éste por el que corrió la primera carrera de la jornada y no el Nacional. Tan solo Sir Alfil le plantó cara y pagó con ello el segundo puesto, que cedió milimétricamente a Esgues. Lepic fue cuarto confirmando las limitaciones de distancia que ya se atisbaron en su anterior compromiso.

Como decimos, es más que meritorio vencer con 60 kilos, tal y como hizo Ranyan. Si no que se lo pregunten a los responsables de Celtic Rock, claro favorito en la segunda, que se vio sorprendido por el alegre galope en punta de Alduides. El de Arizkorreta siguió una táctica más agresiva que en sus actuaciones francesas y sacó excelente rédito de su valentía, manteniendo bajo control al favorito y a Dakside (que reapareció bien). Janacek hacía doblete con esta victoria y, como dato curioso, los dos primeros en meta son sendos hijos de Rock of Gibraltar. Cuarta, en su sitio, Ladykin.

Se esperaba con entusiasmo la primera prueba dominical para dos años en La Zarzuela. Sin embargo, no podemos decir que el desenlace de la misma haya sido muy satisfactorio. Tres potros retirados por diversos motivos y, lo que es peor, el accidente de Marcial durante el recorrido (el caballo se sesgó la mano izquierda y la lesión parecía irreversible), nos dejaron un regusto muy amargo. Quienes estarán más que satisfechos son los responsables de la cuadra Cacharela, que vieron como su potrilla Albuhera se imponía con gran facilidad a Cartoon Rouge, que volvió a partir en frío, y a Zahora, que completaba un trío compuesto por los tres ejemplares que ya habían corrido anteriormente. La experiencia es un grado. Por los debutantes fue Winkl Side quien transmitió mejores sensaciones con su cuarto puesto tras apuntar durante todo el recorrido.

Ojo a Band Karo porque su valor sigue subiendo como la espuma. En el verde de La Zarzuela se ha convertido en todo un especialista sobre los 1.800 metros, y ya suma tres victorias en sus cuatro últimas actuaciones. El de Teo Callejo venía de marcar un valor altísimo tras su espectacular triunfo con el top de la escala en primera parte de hándicap. Esa actuación le colocaba como uno de los grandes favoritos de la prueba reservada a amazonas y gentlemen, lo que no sospechábamos es que iba a destrozar al lote de igual manera a como lo hizo semanas atrás. El valor que alcanza es de gran premio y habrá que cotejar ahora si tiene la clase suficiente como para medirse a los mejores. En su contra dos circunstancias: su distancia predilecta es atípica entre los grandes premios de nuestro calendario y, además, parece que el caballo se hizo daño al volver a balanzas. Esperemos que no sea nada. Triunfo para Marcos Carmena, que precedió en meta a Diego Sarabia (Del Cossa) y a Silvia Zapico (Cielo Canarias). Este último se abrió en los metros finales molestando algo al de Río Cubas.

Y otro caballo de valor más que notable sin llegar a la élite es Kurdo, que se impuso con nada menos que 71 kilotes a sus compañeros de preparación Blanca de Navarra y Jordan Water (que llevaba 73), dejando atrás a los dos representantes de la cuadra Odisea. Diego Sarabia no tuvo mayores problemas en un corto lote para conducir al de la Yeguada AGF al triunfo. Curiosa carrera ésta, en la que corrían cinco caballos de sólo dos preparadores, con dos compañeros de cuadra, tres ejamplares criados en la misma yeguada y dos hermanos.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: