En otoño mandan ellas.

21 10 2012

Manuel Griñán.

Jornada de gala en La Zarzuela a la que desgraciadamente no acompañó el tiempo. Frío y una lluvia insuficiente para que la pista tirase, pero eso no fue suficiente para desincentivar la asistencia de público. Y, como suele ser habitual a estas alturas del año (repasen los últimos Arcos de Triunfo), las hembras se erigieron en protagonistas de la mañana, imponiéndose en las dos pruebas principales. Protagonismo femenino al que se sumaron las mujeres de nuestro turf, especialmente Diana López, que cerró la jornada con un meritorio doblete en las dos últimas carreras del programa.

Dos yeguas de clase que toman relevo a sus hermanos:

Casaca y Pearlside no se parecen gran cosa. La una, alazana y consumada fondista, ha alcanzado su techo a los seis años, fiel a los precedentes de una línea femenina de maduración lenta. La otra, castaña y con cierta limitación de stamina en su pedigree, exhibe toda la alegría y velocidad de un origen precoz. Pero ambas coinciden en algo: respiran clase por los cuatro costados y han tomado con firmeza el estandarte que antes defendieron sus hermanos mayores. Entre Copas y Baldoria tienen continuidad en la pista. Priena y Prickly Pearl tienen nuevos herederos que dan mayor lustre a su fantástica estirpe. Ambas iluminaron La Zarzuela en una mañana gris de otoño, la estación de las yeguas.

Cesión de poderes en el Memorial:

Es indudable que Pazifiksturm ha sido el caballo del año 2012 en nuestro país. El de Ana Ímaz, otra mujer que se ganó su cuota de protagonismo en esta jornada, atacaba un hito histórico al tratar de completar el doblete Copa de Oro – Memorial Duque de Toledo que únicamente han logrado hasta ahora los míticos de los años 70: Chacal, Rheffissimo y El Señor, además del estupendo One to Two al que preparaba el padre de Ana. Pazifiksturm se presentaba con el añadido de la Mijas Cup y la Copa Mohammed VI entre sus trofeos obtenidos este año 2012.

Tampoco hubo discusión en 2011 a la hora de asignar ganador para el título honorífico de caballo del año. Entre Copas completó una temporada sublime en la que lo ganó todo a excepción precisamente del Memorial. Ya con ocho años, parecía que el deterioro físico había hecho merma en las facultades del alazán, pues a una meritoria primavera plagada de segundos puestos había seguido un decepcionante verano. Tal vez por eso Crocquevieille prefirió subirse en su hermana Casaca y su preparador, Joanes Osorio, no dudó en asumir el peso de la prueba con Entre Copas, que dirigió las operaciones con valentía desde el inicio. Y Entre Copas no es un caballo cualquiera. Es un gladiador, un fuera de serie. Quizás ya no tiene la velocidad del año pasado, pero no ha perdido la alegría por galopar. Cuando vimos a Álvaro Gómez abordar la curva con ventaja y darle un respiro a su caballo justo antes de la recta, muchos pensamos que el viejo campeón iba a conseguir la única pieza que faltaba en su impresionante historial. Sus rivales debieron pensar que el viejo acusaría el cansancio y la pista mojada. Ja. Ni estaba cansado ni la pista tiraba, así que a mitad de recta únicamente Pazifiksturm amenazaba el triunfo de Entre Copas. El de Martul venía con ganas, pero las fuerzas iban justas y se venía abriendo en su esfuerzo. El precioso duelo entre los dos alazanes lo vino a resolver de manera totalmente inesperada otra alazana: Casaca. La hermana de Entre Copas había marchado tapada en cola del pelotón hasta bien entrada la recta final. Todos sabemos que se trata de una yegua rápida, pero hace apenas unas semanas sucumbía en el remate cuerpo a cuerpo ante Skinside en el Benítez de Lugo. El Memorial parecía demasiado para su actual condición. Pero parece que la yegua ha cobrado la forma que se le resistía tras la inoportuna lesión primaveral y, mucho más descansada que sus rivales, irrumpió por el exterior con un Crocquevieille desmelenado. En los últimos cien metros fue capaz de remontar más de dos cuerpos a sus rivales y ganar con más de uno de ventaja en un final electrizante. El pobre Pazifiksturm, que había sudado sangre para ganarle la batalla a Entre Copas, veía cómo la hermana pequeña de éste le sorprendía a un suspiro del poste y le dejaba con la miel en los labios. Pese a todo, una magnífica actuación del de Martul que culmina un año de ensueño.

La ganadora probablemente repita aventura en Francia en el Fille de l’Air, la carrera que jamás debió perder el año pasado cuando el poste de meta llegó un instante antes de que superase a sus dos últimas rivales. Ojo que la hija de Priena va en pico de forma y llegará más descansada que el año pasado. Y, si no, pues que sus responsables la mantengan en competición un año más. A fin de cuentas su hermano alcanzó su cénit a los siete años. Los dos pupilos de Mauri Delcher se disputaron la última plaza remunerada, corriendo ambos en su valor. Alto pero insuficiente. Arnuero, que estuvo apunto de alcanzar a Entre Copas, marca un valor similar al del año pasado, cuando fue segundo. Es muy bueno pero muchos pensamos que este año podría seguir la explosión de valor que experimentó Harbinger a cuatro años. No siempre se ve al hermano de un ganador del King George en nuestras pistas. La generación clásica confirma lo que ya se sabía y únicamente Fortun disputó tímidamente el triunfo, aunque cedió al final acusando la distancia y la dureza de este tipo de carreras. Es un buen caballo pero tendrá que madurar si quiere aspirar a este tipo de compromisos. En adelante no se va a encontrar con carreras restringidas a los de su generación. Arsalán y Ranyan cerraron carrera y Azafata fue sexta sin mostrar peligro jamás. Plantagenet se limitó a reaparecer y a Kurdo esto le viene grande.

Más fácil que Baldoria:

Hasta el momento no habíamos visto más que detallitos en las carreras de la generación precoz. Ejemplares correctos que se entrebatían sin entusiasmar demasiado. Pearlside había protagonizado uno de esos detalles al ganar con mucho en mano el Carlos Sobrino. Hoy tenía ante sí la oportunidad de refrendar no sólo lo que vimos sino, sobre todo, lo que intuimos en ella. En la prueba que dio fama a su hermana Baldoria (probablemente el remate más espectacular de la antigua minirecta de La Zarzuela), la de Safsaf ha superado las expectativas más optimistas y se ha dado un soberano paseo, desclasando por completo a un lote de buenos dos años. Es lo que estábamos esperando. Clase, clase y clase.

Grosjean la supo esconder hasta el momento de la verdad, dejando que la triple representación de la cuadra Martul llevara el peso de la carrera. Tras un momento de incertidumbre mientras el francés buscaba el carril por el que atacar, Pearlside despegó y en unos pocos trancos dejó parados a sus rivales ganando como quiso y transmitiendo magníficas vibraciones. Dagoberto, que fue el primero en atacar, mantuvo el segundo puesto con cierta suficiencia sobre el aún inmaduro Sleeping Wan, que tuvo un amago ganador que no tuvo la continuidad necesaria para plantear dificultades a Pearlside. Mejorará cuando madure. La segunda plaza del caballo de Naniná pone en escena a otro potrillo que no corrió pero que salió muy reforzado tras la jornada de hoy: Son Bou. El nieto de Teresa había triturado en su anterior salida a Dagoberto (que fue segundo) y a Mayo (sexto), que se dio un paseo en la primera de la mañana (luego hablaremos de él). Seguro que el de Teo Callejo ha mejorado algunos kilos pero no creemos que tantos como para haber sido amenaza para Son Bou, de manera que pensamos que Mauri Delcher podía haber copado esta carrera de haber corrido el poderoso alazán. Tiempo tendrá para hacerse más caballo y aspirar a todo. De momento, la mejor de la generación, de largo, es Pearlside, que a dos años ya ha mejorado las prestaciones de su hermana, toda una ganadora del Gran Premio de Madrid. Nos queda la duda de la distancia. La milla la hace, eso está claro, pero habrá que ver si puede con las dos curvas. Hasta ahora con los hijos de Prickly Pearl ha marcado el padre. Pues entonces: millera larga. Tras el trío de honor entraron los protagonistas del Criterium Internacional exactamente en el orden de entonces. Mou the Special superó a Capearth y a Kiril, refrendando el nivel (regular) de aquella carrera.

Doblete de Diana López:

Después de que PearlsideCasaca se llevaran las dos pruebas principales y de que Ana Ímaz estuviera representada en el podio de ambas carreras, apareció Diana López ganando las dos últimas carreras para que la jornada fuera definitivamente un alegato femenino. Por si fuera poco, en ambas pruebas fue escoltada por sendas compañeras de género: Marina Casado e Ingrid Koplíkova.

El doblete se inició con Coside, que defendiendo su probabilidad y sin perder metros en la salida, impuso su tranco en la recta para superar al últimamente poco voluntarioso Risquillo, que se vio rebasado también por Chirivito. Quien no salió precisamente bien y arruinó sus opciones de triunfo fue el “complicado” (por llamarle de alguna manera) Felipe el Hermoso, que visto su puesto en meta (quinto) y la distancia a la que llegó, seguramente habría peleado el triunfo de haber salido como Dios manda. Por cierto, lo de Luz de Teleno es para llamar a declarar a su preparador. No se puede llegar a meta a más de cien metros del penúltimo.

Y se cerró con el habitual triunfo otoñal de Draco. Esta vez no era el premio de la policía, como en los dos cursos anteriores, pero eso probablemente depende de los patrocinadores, de manera que podemos afirmar que no apostar a este caballo cuando corre segundas partes sobre la milla en otoño es tirar el dinero. Es infalible. Dicho esto, Diana lo montó de fábula. Está claro que nadie lo conoce mejor que ella, pero hay que tener valor para quedarse atrás cuando Perfectamente puso el grupo en fila. Poquito a poquito fue avanzando posiciones con Draco y en la recta se presentó con el tanque de gasolina intacto. Poco pudo hacer Callside, que recupera parte del valor perdido. Don Pablos vuelve a colocarse sin mostrar peligro y Baboso Nov cumple con su cuarto puesto.

Mayo revaloriza a Son Bou:

Había decepcionado este hijo de la buena Abril en su última actuación, cuando apenas pudo ser sexto partiendo como uno de los favoritos. Pero igual que hay carreras que se devalúan, otras en cambio se revalorizan. Este es el caso de aquella prueba ganada por Son Bou. Dagoberto sorprendió en el Gran Criterium y Mayo se dio un soberano paseo en la de no ganadores. Era el favorito pero su manera de imponerse fue insultante. A Janacek no le importó ceder terreno durante el recorrido y esperó hasta bien entrada la recta para presentar su ataque, pero es que ya se veía que simplemente a las manos Mayo jugaba con el lote. La pobre Sol Dyhim volvió a ver por cuarta vez consecutiva cómo otro se le anticipaba en el poste. El tercer puesto fue in extremis para Baby Cookie, que cazó a Rey de la Plata en el último tranco cuando el jinete de este último ya se había relajado.

El díscolo Rayo Rojo empieza a parecerse en algo a su hermano Rayo Negro y volvió a imponerse en un hándicap tras haber apuntado en su anterior salida. Siempre nos alegramos cuando gana un caballo de Román Martín Vidania, ya que no tiene muchas oportunidades, y especial valor tiene hacerlo con este caballo tan difícil. Marino Gomes lo llevó siempre muy en carrera y en la recta saltó con fuerza, aunque al final se vio presionado por el remate interior de Vallarta, que había marchado última durante todo el recorrido. Chuches vuelve a apuntar con su tercer puesto y Lisselan Hostess se asoma por primera vez a una llegada.

Altamir One, que ya había avisado con su segundo puesto en otra de esas carreras que se han revalorizado posteriormente, aprovechó su ocasión para hacerse con el triunfo al saltar con fuerza del grupo a mitad de recta, bien empujado por Paco Jiménez. Milagrés, que atacó algo tarde, llegó a alcanzar el segundo puesto por delante de As de Thomas y del siempre valiente Sandoval.

Bonita jornada amenizada con un mercado goyesco en otra acertada iniciativa del hipódromo, aunque nos gustaría saber cuánto del dinero invertido en hostelería por los asistentes revierte finalmente en el sector, ya que apreciamos concentraciones cada vez mayores en los restaurantes y más discretas en las taquillas. La gente prefiere gastarse los cuartos en una tortilla de patatas de Senén que en un trío. Y puestos a hacer sugerencias, por favor supriman los desfiles de participantes previos a los grandes premios. Las cosas o se hacen bien o no se hacen. Y el del Gran Criterium fue una vergüenza.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: