Azafata de altos vuelos.

18 11 2012

Manuel Griñán.

La última jornada de otoño concentró las dos principales carreras de fondo sobre una pista muy blanda que hacía el metraje aún más exigente. Día, por tanto, no apto para timoratos, en el que los preparadores modestos reclamaron su sitio en este juego.

El Villamejor se presentaba este año más incierto que nunca, con varios candidatos al triunfo que lanzaban lo que últimamente ha dado en llamarse “señales mixtas”. En las cartas de presentación de unos y otros encontrábamos el mismo número de positivos que de negativos. Por un lado los contrastados en grandes premios (Fortun, Galípoli, Azafata) enfrentaban su superior valor a los más descansados y en plena expansión de valor otoñal (Biladi, Teobaldo) y a los venidos a la batalla desde Francia (Avante, My Sweet Lord, Panthedor). Suele decirse que en estos casos la frescura juega a favor de quienes han sido claramente orientados a la temporada de otoño. Sin embargo, en esta edición han sido precisamente los dos clásicos que venían de disputar el Memorial quienes han hecho morder el polvo a los inexpertos. Así, Azafata ha puesto en la balanza argumentos de peso contra quienes postulan teorías elusivas del enfrentamiento intergeneracional que van camino de convertir el turf en un deporte aburridísimo. Es cierto que una carrera dura antes de tiempo puede resultar letal, pero no lo es menos que cuando llega la contienda uno tiene más confianza en el ejército que ha librado más batallas.

Azafata fue la única de su generación que se atrevió a plantar cara a los viejos en el Gran Premio de Madrid, y fue confrontada también contra los mayores en el Benítez de Lugo y en el Memorial. Siendo ésta una generación más bien floja, haber tenido ocasión de probar cómo se las gastan los Entre Copas, Karluv Most, Casaca, Arnuero y compañía resultó ser una ventaja incalculable. Eso y haber contado con la monta de Jorge Horcajada. Lo he dicho una y mil veces: Jorge se crece en los grandes premios. Es un seguro de vida al que supo suscribirse Jesús López, triunfador de la jornada, confiándole la monta de Azafata. Consciente de la dureza del metraje, aumentada por la tendencia a galopar en los carriles exteriores debido al estado del terreno, el jockey madrileño situó a su yegua en posiciones de retaguardia, esperando que fueran otros quienes asumieran el peso de la carrera. Biladi, favorito con pies de barro, llegó agotado a la recta, sin apenas capacidad de respuesta ante el dificultoso avance de sus rivales. Avante se situó en cabeza por los medios con pinta de poder ganar, pero pronto se vio que Azafata iba a ejecutarle. La de la cuadra Chamartín aceleró con mucha soltura en el barro, moviéndose con la agilidad que su liviano físico le permite, y en cuanto agarró la punta puso una distancia definitiva respecto a sus rivales. Teobaldo fue el único que pareció poner en dificultades a la ganadora, pero su falta de oficio (cambió de línea al contacto con el látigo) y bisoñez en estas citas acabaron por tumbarle e incluso se vio superado en los últimos metros por el remate de Ranyan, que demuestra que una cosa es enfrentarse a los viejos y otra muy distinta hacerlo ante sus compañeros de generación. A continuación llegaron los foráneos Avante, My Sweet Lord y Panthedor. A Fortun no hay que tenerle en cuenta esta actuación, pues, si ya le vinieron largos los 2.400 metros del Memorial, imagínense 2.800 con la pista como estaba.

Habrá que ver si Azafata mantiene el buen nivel que han marcado tradicionalmente los ganadores del Villamejor, incluso más alto que los laureados en las otras clásicas nacionales. Como muestra de ello, el ganador de la pasada edición se imponía rotundamente en el Gladiateur justo después. Achtung, un ejemplar al que las palabras fondo y barro ponen cachondo, trituraba en la recta final a sus rivales en una durísima carrera por mor de los 4.000 metros oficiales (muchos más recorridos) y del estado de la pista.

Calcando la táctica empleada por Horcajada en el Villamejor, Janacek esperó todo lo que pudo y vino en la recta como si acabara de salir de cajones. Nada pudo hacer el fantástico Entre Copas, que había comandado hasta entonces, ni tampoco Domeside, que apenas pudo seguir su estela para ser segundo. Isaman completó las colocaciones por delante de Seminole Cry. Fantástico Roberto López en el diseño de la temporada de Achtung. Pocas veces un plan sale tan bien. Achtung tenía por objetivos del año el Cadenas y el Gladiateur, toda vez que su valor quizá no llega al de los mejores en 2.400 metros, así que bingo. Enhorabuena.

Fueron varios los dobletes que se produjeron a lo largo de la mañana. El primero en reseñar el de Jesús López y también la cuadra Chamartín (que además de imponerse en la prueba principal es criador del ganador de la prueba de potros debutantes: Minolto). El hijo de nuestra recordada Karachi se movió con estilo ante un lote muy pero que muy verde y, bien llevado por Ortiz de Urbina, ganó con mucha autoridad a Haitiano (impidiendo así el doblete de Alberto Carrasco y Jarcovsky) y a La Repera, que superó una mala salida y apuntó mucho para el futuro. La sociedad Chamartín – Jesús López dio rédito en la mañana.

El otro doblete digno de reseña fue el de Román Martín Vidania y la cuadra Pérez Guzmán. Ambos tuvieron la suerte de que se desdoblase la segunda parte y sus pupilos cayesen en mangas diferentes. A partir de ahí ya no tuvo nada que ver la suerte sino el buen hacer del preparador, que ha acabado la temporada pletórico y ha sabido ser paciente con sus dos pupilos.

Blantor ha ido haciéndose como caballo poquito a poco hasta obtener su primer triunfo en una pista blanda que, como buen hijo de Clodovil, le entusiasma. No lo tuvo fácil, pues Stewball se le echó encima y pareció poder superarle en algún momento, pero finalmente los diez kilos de diferencia entre ambos se notaron amén de que Marco Secci tuvo que echar el resto sobre el tordo. Los fustazos duelen menos con la victoria en la buchaca. Alfacar fue tercero por delante de The Belonger.

El caso de Callside es diferente al de Blantor. Problemas físicos a finales del pasado año tuvieron en el dique seco durante casi toda la primavera a este buen dos años. No ha sido hasta el otoño cuando el hijo de Pyrus ha recuperado la forma. Tras su segundo puesto anterior y a estos pesos lo normal era que ganase. Y vaya cómo lo hizo. En conserva todo el recorrido, Janacek lo abrió en la recta y remató pegado al público para imponerse como quiso. Nada pudo hacer Paniside, que acabó segundo por delante de Don Pablos y Morning Muse. Con esta victoria hacía también doblete el jockey checo, aunque eso no es tan noticiable últimamente.

Se esperaba el nuevo duelo entre Otro Gintonic y Silverside. La diferencia de kilos y la presumible progresión del de Safsaf ponían las cosas muy igualadas ante el portentoso velocista de Arizkorreta. Sin embargo, fue Laura Moon la que, contra pronóstico, se impuso recordando a la potranca que a dos años maravilló en primavera y plantó cara a Irish Cliff en el Sobrino. Con mucha soltura y por todo el exterior, la de la cuadra Manola puso de acuerdo a Otro Gintonic, Compton Park, y Silverside, que llegaron a continuación por ese orden. Nuevo triunfo para satisfacción de los colores de Oliva-Sanz y también de Sol Dyhim, que de esta manera evitaba correr una vez más en la única carrera de la jornada en la que tenía entrada.

Y, por último, hemos de reseñar el triunfo de Don Fernando Hab en la primera parte. Un caballo que atravesaba una crisis de valores que duraba más de un año, después de su prometedora primavera clásica. Bien conducido por Jorge Jarcovsky vino de finales a superar resueltamente a un Lince que a punto estuvo de liarla. Después que hace un par de semanas su preparador pidiera retirarlo debido al estado de la pista y de que el caballo finalmente corriera como un sapo, resulta que en un terreno igual de malo resucita y queda segundo tras haber precipitado su ataque. Los comisarios llamaron a declarar a Paco Rodríguez pero mucho nos tememos que no ocurrirá nada. Tercero fue un pletórico Altamir One al que los kilos ya le han frenado y cuarto el barrero Argaly.

Y esto fue todo en la temporada de otoño. Las carreras volverán a La Zarzuela el 24 de febrero.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: