Ni el barro ni la distancia impiden que Arkaitz conZiga la Triple Corona

30 11 2014

Manuel Griñán.

IMG_4897 copy

En Estados Unidos han pasado 37 años y en las Islas Británicas 44 desde que un caballo saliese triunfador de la Triple Corona. En España nunca había ocurrido anteriormente. Hay quien otorga el mérito a Dual Sea, que se impuso en el Cimera, el Villapadierna y el Villamejor en 1975, pero nadie dice que entonces la poule estaba reservada a los productos nacionales, por lo que no pueden compararse los méritos contraídos hace cuatro décadas por el caballo de Rosales con lo que ha certificado hoy Arkaitz al imponerse a Ziga en el Villamejor. La victoria, que se presumía fácil de antemano dada la superioridad mostrada por el de Di Benisichi durante todo el año sobre sus compañeros de generación, estuvo a punto de irse al traste en los últimos metros debido al remate por los palos de Ziga, una consumada fondista plenamente adaptada al barro y preparada específicamente para esta carrera. El poste de meta salvó al campeón, que conservó una nariz de ventaja cuando apenas diez metros pasado el mismo estaba ya medio cuerpo detrás de la de Quinto Real. Pero, ¿Qué importancia tiene eso?  La victoria volvió a ser verdirroja y con ella la gloria más absoluta. Porque si para encontrar ganadores de la Triple Corona hay que buscar en publicaciones de hace casi medio siglo será entonces porque el logro es extraordinario y casi imposible en los tiempos que corren. Muchos son los que buscan culpabilidades en Paco Rodríguez, olvidando que fue el preparador que adquirió al potro en subasta, que le ha hecho ganador de ocho de sus diez carreras y que ha logrado la gesta de inscribir su nombre en los anales del turf español. Porque seguramente yo ya no esté vivo y los aficionados del futuro echarán la vista atrás hasta 2014 para encontrar al último ganador de la Triple Corona española. Y cuando se pregunten quién era ese Arkaitz comprobarán que se trataba de un precioso negrillo que, además de las tres clásicas por excelencia, aquel año también se impuso en el Nacional y en el Memorial. Y entonces probablemente no den crédito y rindan tributo al caballo y al preparador que le ayudó a ser grande.

IMG_4859 copy

El Villamejor siempre será una prueba de gran dureza por su distancia. Pero cuando a la distancia, inusual para la mayoría, se le unen el barro y un ritmo exigente, nuca se sabe lo que puede ocurrir. Arkaitz marchó siempre en mano, como es costumbre en él. Sin perder nunca la cara a la carrera. Entró en la recta con la misma sensación de dominio con la que había despachado a sus rivales en grandes premios precedentes. Sus más acreditadas rivales, Charosca y Ziga, eran exigidas cuando José Luis Martínez aún permanecía quieto con las manos en la cruz de Arkaitz. El paseo parecía cantado y la emoción estaba en la lucha por el segundo puesto entre las dos hembras. Ziga, por los palos y a palos, resolvía a su favor sus cuentas con Charosca por el cetro de las potrancas clásicas, mientras el favorito galopaba dos o tres cuerpos adelantado sin atisbo de debilidad. Pero hete aquí que la de Arizkorreta tomó impulso al desbancar a su adversaria y de pronto vio la cola de Arkaitz. Al de Di Benisichi se le empezaban a atragantar la pista y la distancia y perdía velocidad, mientras que Ziga parecía volar en el barro. El poste se echaba encima y… Muchos creímos haber visto ganar a la potranca, frustrando así otro intento de triple corona. Cuando el speaker anunció el resultado de la foto finish refrendando la victoria de Arkaitz, los románticos respiramos aliviados como cuando Black Caviar aguantó a Moonlight Cloud en Royal Ascot.

IMG_4867 copy

El futuro de Arkaitz estará ahora fuera de España pero, con independencia de lo que tenga que venir, su huella en nuestro país ha quedado bien cimentada. Será siempre uno de los grandes, como Entre Copas, el otro protagonista de la mañana.

IMG_4712 copy

La disputa del Premio Gladiateur trajo de nuevo al hipódromo al caballo que dará nombre a partir de ahora a este gran premio. Entre Copas, ganador de cuatro ediciones de la prueba y retirado de la competición este mismo verano, acudió al hipódromo a iniciativa de ese gran aficionado que es mi primo Gonzalo y recibió el cariño de los todos los presentes, que tardaremos mucho en acostumbrarnos a no verle en los grandes premios de nuestro calendario.

IMG_4760 copy

Fue precisamente un viejo rival de Entre Copas quien se impuso en la edición de este año. Achtung, que ya había vencido en la edición de 2012, una de las dos que perdonó el rubio, demostró ser de otra clase y venció con gran facilidad aprovechando su aptitud a la distancia y su gusto por los terrenos embarrados. Fiel a su estilo, cedió de inicio el protagonismo a otros y vino a sentenciar en la recta final con su punta de velocidad letal. Gueral desmintió su anterior actuación y completó un año fabuloso coronado con el segundo puesto en el Gladiateur. Coside, reconvertido al ultrafondo, fue un meritorio tercero tras haber comandado a un paso más que exigente habida cuenta de cómo estaba el terreno.

IMG_4670 copy

En el día de fondo también se disputó el Veil Picard, maratón para los potrillos de dos años, que ganó Alaraz, un potro de muy buenas hechuras que mostró madurez, seriedad y voluntad de victoria. Cuando parecía que su compañero de preparación Amaro Pargo le tenía dominado (llegó a rebasarle), el de Claret se rehizo y volvió sobre él para ganarle en la lucha a la distancia. Mr Austen defraudó un poquito con su tercer puesto, aunque vuelve a estar ahí, y Piquío completó el reparto del dinero.

IMG_4923 copy

No todo fueron carreras de fondo. La jornada contó también con un sprint sobre un kilómetro que se anotó Gym Shoes, la nueva sensación de la velocidad en España. El de Thiago Martins salió como una centella y del resto se ocupó Efraín Arguinzones, que lo sacó a los carriles más exteriores para encontrar pista algo menos machacada, aunque el caballo acabó bailando en los últimos metros. Acamante fue segundo demostrando que su futuro puede estar en estas distancias, mientras que decepcionaron algo los dos ejemplares de Arizkorreta, Otro Gintonic y Piwi Orange, que cerraron colocaciones.

IMG_4607 copy

La jornada había comenzado con una prueba de potrancas debutantes en la que se impuso una preciosa Musique Sacree, que demostró mucha clase en su galope y superó la resistencia de Rock Eyes, otra potrilla con futuro. Las favoritas Sabiyli y Madernia fueron tercera y cuarta. En esta carrera se estrenaron los colores del mejor aficionado que haya conocido en mi vida. La torda Vampiresa Ñeca cumplió el sueño de Gonzalo Griñán, acabando en sexta posición tras una curva complicada. Es solo el principio.

IMG_4808 copy

El resto del programa lo completaban dos referenciados, uno sobre 2.100 metros y otro sobre 1.500. En el primero se impuso Sinnieva, que esta vez sí quiso comportarse como un caballo de carreras y aprovechó el peso y el barro para imponerse a su compañera Balabindu, que suma ya nueve segundos puestos aún sin salir de maiden. Parte de la culpa la tiene su preparador, Mariano Hernández, que la ha derrotado en sus dos últimas salidas con sendos compañeros de patio. Sir Alfil fue tercero por delante de la favorita La Guajira.

IMG_4953 copy

Y el último ganador de la mañana fue Eco Jar, que derrotó a Ahora No y a Indykova tras neutralización de la escapada de Shumookh. Todos rezamos para que el nombre de Eco Jar no sea equiparable al de El Aleph, ganador en 1996 de la última carrera de la temporada. Entonces estuvimos casi una década sin ver galopar a purasangres.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: